El primer cronógrafo automático del mundo no cesa de modernizarse y unirse a marcas igualmente innovadoras; ya se habían unido desde el año pasado a Range Rover para crear una pieza en asociación con la firma automotriz; este es el nuevo modelo, nacido también bajo la forma de un Chronomaster.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • Gmail

Fue desarrollado tanto por la Manufactura como por el equipo de ingenieros de Range Rover, marca que en 1969 creó la primera SUV todoterreno, y además, de alto lujo. Aquella camioneta se denominó “Velar”, que significa en latín “velo”; pero no fue sino hasta su lanzamiento en 1970 que se nombró finalmente Range Rover.

“Zenith representa el arte, la tradición, la cultura y la precisión del cronometraje”, dijo Jean-Claude Biver, CEO de Zenith y presidente de la división relojes de LVMH. “Es esencial que preservemos estas cualidades, ya que todas pertenecen a nuestro ADN de más de 150 años. El Chronomaster El Primero Range Rover Velar muestra cómo ambas empresas comparten la determinación de encontrar una manera armoniosa de conectar nuestra tradición con el futuro, al tiempo que mostramos respeto por nuestros productos icónicos”.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • Gmail

El Chronomaster El Primero Velar viene en una caja de aluminio de 42 mm. La carátula es de cerámica pulida en color gris con indicadores en cobre bruñido de alto contraste, tono que comparte con las subeseras del cronógrafo, bajo los que se encuentra el fechador, en sutil blanco, al igual que el nombre de la marca. El movimiento es el calibre automático El Primero 400B, el cual vibra a una frecuencia de 36,000 alternancias por hora.

La correa es de caucho perforado y al reverso se puede ver parte del movimiento, así como los nombres de Zenith y Ranger Rover, junto a la emblemática estrella de la Manufactura suiza.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • Gmail

 

Pin It on Pinterest