Lo que hoy es moneda corriente para la relojería moderna, probablemente era impensable 20 años atrás, octubre de 1997 para ser más exactos. Por aquel entonces, dos jóvenes promesas se embarcaban en lo que luego sería un sueño hecho realidad. Desde el lanzamiento en ese Baselworld del UR-101 y el UR-102, la firma creada por Martin Frei y Felix Baumgartner ha dado pasos firmes para consagrarse como una de las más reconocidas marcas independientes que se destaca por la innovación y transgresión en sus piezas.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • Gmail

Urwerk celebra estos 20 años de trayectoria y aciertos, con el UR-105 CT Streamliner. Un objeto soberbio que encaja perfectamente en la muñeca, con total reminiscencia art déco por sus ranuras, su forma octogonal, y la geometría y simetría de sus elementos. “El Streamliner tiene un diseño minimalista con líneas limpias. En los dibujos iniciales, pensé en el Empire State, el Chrysler y los edificios de Comcast. Es por eso que tiene esa estructura vertical que parece durar para siempre”, explica Martin Frei.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • Gmail

Para develar el mecanismo de la UR-105 CT hay que deslizar un pequeño dispositivo en la parte superior de la caja, similar al de los compartimentos donde se encuentran las baterías de las cámaras fotográficas. Allí se alberga una nueva indicación de la hora errante basada en un carrusel a cielo abierto, que lleva los cuatro satélites, cada uno con tres números para las horas. Las horas pasan sucesivamente más allá de la escala de minutos para una visualización analógica y digital del tiempo. El carrusel del Streamliner ha sido completamente rediseñado, haciéndose más ligero, más fuerte y mucho más efectivo.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • Gmail

Un indicador de reserva de marcha y segundos digitales componen el resto de la información mostrada en la carátula. Los segundos digitales son notables porque indican decenas de segundos y su mecanismo se realizó usando un proceso fotolitográfico, con cada marcador abierto para hacerlo lo más ligero posible, y así logra pesar menos de una décima de un gramo.

En el Streamliner, Felix Baumgartner y Martin Frei viajan a la Nueva York de su juventud, una ciudad multifacética, desde la cima de sus rascacielos hasta las profundidades del metro. Dotado con un movimiento de cuerda automática Calibre UR 5.03 de dos turbinas, reserva de marcha de 48 horas, se presenta en dos versiones: titanio y acero pulido o titanio y acero revestido de PVD negro, con una caja de 39.5 x 53 x 17.3 mm.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • Gmail

 

Pin It on Pinterest