Tras siete años de investigación, el ensamblaje de al menos 624 componentes, tres patentes y la combinación de dos inventos, Greubel Forsey revoluciona una de las complicaciones relojeras más antiguas, el calendario perpetuo, al incorporarle una ecuación del tiempo.

El QP à Équation Millesimé Edition encontró en la 10ª edición del SIAR México el escenario ideal para presentarse y sorprender tanto a las grandes firmas relojeras que se congregan en este salón, como a coleccionistas y aficionados de la micromecánica a nivel local e internacional.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • Gmail

En el corazón del QP à Équation late la más reciente invención de Greubel Forsey, una Computadora Mecánica, un componente de 25 partes totalmente integrado que ofrece una interpretación completamente nueva a algunas de las funciones del calendario incorporadas en los antiguos relojes astronómicos. Está compuesta por un conjunto de ruedas de codificación superpuestas de manera coaxial, junto con dedos extraíbles programados por este ingenioso sistema. Dependiendo de su velocidad de rotación y número de dientes, estas ruedas brindan una variedad de información. El equipo mecánico también maneja directamente un sistema de discos de zafiro que muestra la ecuación del tiempo, es decir, la diferencia entre el tiempo solar “real” y el tiempo civil.

La carátula del QP à Équation Millesimé Edition muestra los años bisiestos, las 24 horas del día y de la noche, el día de la semana, fecha, mes, horas, minutos y segundos, así como las 72 horas cronométricas de reserva de marcha. Mientras que en el reverso de este reloj se enseña la ecuación del tiempo con los meses, temporadas, solsticios y equinoccios, así como el año calendario.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • Gmail

 

Pin It on Pinterest