Tras un año de cambios, el grupo Richemont realizó un anuncio doble: el nombramiento de Jérôme Lambert como nuevo Jefe de Operaciones (COO) luego de la partida de Georges Kern a Breitling; y un aumento en sus ingresos del 8% a tipos de cambios constantes, junto con un leve aumento en el margen operativo hasta el 21%, prueba de que los relojes y joyas de lujo siguen siendo un negocio fructífero incluso en tiempos difíciles.  En cuanto a Lambert, ahora supervisará todas las filiales de Richemont a excepción de Cartier y Van Cleef & Arpels, así como varias funciones clave de back office.

La distribución de todas las marcas de relojes de Richemont se consolidará ahora bajo Emmanuel Perrin, ex jefe de ventas de Cartier, quien también se elevará al directorio del grupo. Perrin, quien fuera presidente de Cartier por mucho tiempo, ayudó a construir Richemont y sigue siendo miembro de la junta en la actualidad.

Regresando a los números positivos, cabe destacar que tanto los canales minoristas como los mayoristas obtuvieron buenos resultados. El comercio minorista se refiere a las boutiques de Richemont, y las ventas allí aumentaron un 13%. Al por mayor, los distribuidores a terceros y los minoristas autorizados, vieron las ventas aumentar un 11%, tal vez una indicación de que los mayoristas han reforzado la confianza en las ventas a futuro.

Igualmente notable es el hecho de que Richemont ahora posee el 5% de Dufry, el minorista de viajes que cotiza en la bolsa suiza. Anunciado por primera vez en mayo de 2017, esta participación es la primera incursión de Richemont en el sector minorista de viajes por parte del grupo suizo, que también posee una parte considerable del minorista de lujo en línea Yoox Net-A-Porter Group. Sin embargo, el conglomerado de lujo dominante, LVMH, con sede en París, ha sido dueño de la mayoría del gigante Dufry desde 1997.

Pin It on Pinterest