Con este modelo que presume una precisión de +5 segundos al año (cuando sus competidores cercanos rondan los +10 segundos), la manufactura suiza ofrece el reloj no conectado más preciso del mundo. Los relojes están disponibles en dos presentaciones: el calibre L288.2 –un tres agujas con caja de 41 o 43mm–, y el L289.2 –un cronógrafo con caja de 42 a 44mm.

Gracias a la clara mejora de las prestaciones de sus calibres de cuarzo certificados, Longines busca enfrentarse ante sus principales competidores en cuanto a precisión, los smart watches, al tiempo que ofrece también un homenaje a modelos anteriores como el Chronocinérgies (1954), el Ultra-Quartz (1969), y el original 276 VHP (1984), todos ellos pioneros en lograr récords de precisión sancionados por el Observatorio de Neuchâtel.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • Gmail

Además de calendario, resistencia al agua hasta 50 metros y una batería con cinco años de vida, el Conquest VHP goza de un interesante sistema de detección de la posición de engranajes que permite que las manecillas vuelvan a colocarse en la hora, minuto y segundo correctos tras sufrir un golpe o verse expuestos a un campo magnético.

El precio inicial para el mercado mexicano es de 19,290 pesos para el modelo con tres manecillas.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • Gmail

Pin It on Pinterest