Dos representantes por parte de Hublot dieron la bienvenida al chef Yannick Alléno como embajador de esta marca suiza de relojería. Philippe Tardivel, Chief Marketing Officer; y Benoit Lecigne, director general de Francia, Belux, Reino Unido, Irlanda, Europa del Este y Escandinavia, tuvieron de fondo el pronunciado declive donde se celebra el famoso eslalon organizado por Hublot y Cheval Blanc Courchevel. Ubicado en el corazón de los Alpes, Courchevel es uno de los mejores lugares para practicar el esquí a nivel mundial.

 

Como parte del evento, el apasionado de la cocina, actualmente al frente de 16 restaurantes por todo el globo, consintió a los participantes bajo el techo de Le 1947, restaurante por el que ha conseguido uno de los dos reconocimientos de tres estrellas de la Guía Michelín. Emocionado, Alléno reconoció: “Me siento muy honrado de formar parte de la familia Hublot y de representar a la cocina en este ámbito de excelencia. En nuestro oficio, a menudo debemos recurrir a la precisión relojera; además, compartimos los valores fundamentales de la tradición y la innovación.”

 

La sede oficial del nombramiento fue la Courchevel 1850, lugar donde la marca reinauguró una de sus boutiques el año pasado con un rediseño de chalet Alpino. Mezcla de tradición y modernidad, Hublot rinde homenaje a su lema: The Art of Fusion.

 

Pin It on Pinterest