Homenaje a la historia

El Tissot PRS 516 Edición Limitada toma inspiración de su antecesor: el PR 516, un reloj de los años sesenta dedicado a las carreras de autos cuyas iniciales corresponden al acrónimo “Particularmente Robusto”. En aquella época, Tissot y Alpine compartían una historia de éxito al cruzar juntos la meta en el Rally de Montecarlo de 1973 gracias a una colaboración entre ambas casas. Un triunfo memorable para el A110, auto emblemático que este año regresa fiel a los principios de su fabricante y que sirve de base para el diseño de este cronógrafo limitado a 516 unidades. Un claro tributo a uno de los momentos más significativos para Tissot en el automovilismo.

 

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • Gmail

 

Forjado en las pistas

Las alusiones a la versión original son evidentes: la correa perforada, autoría de Tissot en 1962 en honor a los volantes de los carros de aquel periodo; así como los índices flotantes que dan profundidad a la esfera. Aunque, en contraste, la forma de la caja y la distribución de los contadores de minutos y segundos corresponden a la interpretación actual de un instrumento de cronometría. Lo mismo sucede con elementos como el bisel de cerámica con grabado de tacómetro y la esfera en fibra de carbono, materiales distintivos de los relojes de automovilismo. La asociación con Alpine se deja ver en los toques de color azul metálico, color característico del fabricante de autos, en indicadores, manecillas, juntas de pulsadores y pespuntes de la correa. Sin olvidar el grabado a un costado de la caja y la A del segundero central. El movimiento automático Valjoux ETA A05.H31 garantiza una autonomía de hasta 60 horas y el diámetro de la caja de 45 mm garantiza que siga siendo considerado un reloj robusto.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • Gmail

 

 

Pin It on Pinterest