Seleccionar página

El modelo femenino más célebre de Chopard, el Happy Sport, y el cronógrafo radical de Audemars Piguet, el Royal Oak Offshore, celebran este 2018 un exitoso cuarto de siglo, plagado de incontables transformaciones técnicas y estéticas que los han convertido en favoritos de coleccionistas y aficionados.

Happy Sport

Creada en 1993 por Caroline Scheufele, actual copresidenta y directora artística de Chopard, esta colección femenina surgió de la expresión de su madre Karin: “Los diamantes son más felices en libertad”. Así, Scheufele decidió colocar los diamantes entre dos cristales de zafiro frente a la esfera, otorgándoles un movimiento impredecible y liberándolos del clásico engaste de la alta relojería. Un reflejo de las aspiraciones de su mercado femenino.

En sus 25 años de historia, el Happy Sport ha experimentado más de mil versiones, dentro de las cuales se incluyen las ediciones conmemorativas del Festival Internacional de Cine de Cannes, adornadas con la emblemática Palma de Oro -trofeo creado por la firma- en el disco.

Para celebrar su aniversario, Chopard ha lanzado un nuevo Happy Sport con movimiento mecánico de carga automática de manufactura propia, además de una versión azul en caja ovalada y otra más vestida de nácar y colores pastel.

 

Royal Oak Offshore

Michael Friedman, historiador de Audemars Piguet, ha dicho que se trata de un modelo nacido para una generación más joven, cuyo éxito y relevancia responden a la combinación de sus acabados de lujo con la utilización de materiales industriales como el caucho y un aspecto mucho más dinámico que hasta entonces no se había visto. Después de su introducción en 1993, la firma ha presentado más de 120 referencias del Royal Oak, en diferentes materiales como el acero, titanio, oro y platino, además de una infinita variación de colores.

Además de la reedición del modelo original para celebrar su aniversario, la firma ha lanzado un nuevo Royal Oak Offshore Tourbillon Chronograph en dos versiones, de acero y oro rosa, limitadas cada una a 50 ejemplares e impulsadas por un movimiento mecánico de cuerda manual con reserva de marcha de 173 horas.

 

Pin It on Pinterest