Como todas las creaciones recientes extraídas del imaginario de Pascal Raffy (propietario de Bovet), el nuevo Virtuoso IX puede describirse como una interpretación contemporánea y coherente de la rica historia y tradición de la marca.

Un nuevo calibre resguardado por una caja convertible de 46 milímetros de diámetro distinguen a este novel modelo. En adición a las facetas clásicas del sistema Amadeo (reloj de pulsera, de bolsillo o de mesa), la pieza integra un mecanismo que permite abrir el fondo de la caja con sólo aplicar presión a la corona.

En el disco, plagado de estilo y funcionalidad, aparece una aguja central de minutos, mientras que las horas se han apartado del centro para ubicarse a la hora 2; la segunda aguja de horas dispuesta para la función de segundo huso horario se haya sobre las 10 en punto. Por otro lado, la indicación de la fecha se ubica a la derecha de la esfera y el indicador de reserva de marcha sobre las 8 horas.

Además, una apertura a las 12 revela el célebre diferencial esférico que genera los 10 días de reserva de marcha de esta referencia. El movimiento está regulado por un tourbillon volante de doble fase.

Esta edición se presenta en cajas de oro blanco, rojo o platino, dotadas con el sistema de conversión Amadeo y con una hermeticidad de hasta 30 metros de profundidad. Presume una esfera azul flinqué con puentes grabados a mano y se complementa con una correa de piel de aligátor con hebilla de oro y una cadena (para el reloj de bolsillo) del mismo material que la caja.

Pin It on Pinterest