Seleccionar página

Totalmente apartado de las convenciones, el nuevo Freak X de Ulysse Nardin se abre paso entre lo más disruptivo del pasado Salón Internacional de Alta Relojería (SIHH), con un novedoso movimiento carrusel de volante que gira en torno a su propio eje, despojado de esfera y agujas.

Inspirado en Ulises, el héroe de los poemas épicos de Homero, La Odisea y La Ilíada, y su verdadero espíritu aventurero, el Freak X representa, de acuerdo a Ulysse Nardin, el factor x de la relojería. Un factor desconocido, no especificado o variable, precisamente como la letra que le da apellido y que se encuentra en las palabras predilectas de Ulysse Nardin: exploración, extraordinario, experiencia, extremo…

A diferencia de sus antecesores, el Freak X ostenta un diámetro ligeramente reducido (43 milímetros en vez de 45) pero añade una corona para la corrección de la hora, al contrario de los modelos Freak Vision y Freak Out que lo hacían mediante el bisel. Su nuevo corazón, el calibre UN-230 de cuerda automática, fusiona lo mejor de los calibres de Manufactura UN-118 y Freak Vision UN-250, éste último caracterizado por un volante de silicio ultraligero con contrapesos de níquel y micro paletas de autorregulación.

Disponible en titanio, oro rosa, DLC negro o Carbonium (material ultraligero y sustentable de calidad aeronáutica), el nuevo Freak X de Ulysse Nardin garantiza una reserva de marcha de 72 horas. Es hermético hasta 50 metros de profundidad y se complementa con una correa de piel de becerro y de cocodrilo-calado con cierre de seguridad.

Pin It on Pinterest