Seleccionar página

En esta novedad 2019 presentada en el magno evento de Swatch Group, Time To Move, la técnica y el oficio artesanal de Breguet se pone de manifiesto. Y es que, al ya célebre movimiento tourbillon extraplano, la manufactura ha añadido un trabajo de esqueletizado que elimina cerca del 50% del material en el mismo. El resultado de esta hazaña técnica es un renovado -y muy atractivo visualmente- Calibre 581 de 3 milímetros de grosor, realizado en oro de 18 quilates con decoraciones y acabados tradicionales tales como el guilloché, Clous de Paris, grabado y achaflanado.

Siendo un movimiento de carga automática, el desafío fue aún mayor y la construcción general tuvo que replantearse totalmente. Uno de los elementos más beneficiados de esta radical reestructuración fue el tourbillon, cuya jaula de titanio de 0.290 gramos ahora se engrana de manera directa con el tren de rodaje. Esta complicación, nativa del ingenio de Abraham-Louis Breguet, conserva su elevada frecuencia de 4 Hz y, en conjunto con el barrilete de alta energía, el tándem ofrece una reserva de marcha de 80 horas.

Esta fascinante arquitectura se alberga en una caja de carrura acanalada, de oro rosa o blanco de 18 quilates y 41 milímetros de diámetro. Integra cristal box de zafiro para una visión mejorada de su composición y resiste profundidades de hasta 30 metros de profundidad. Presume vuelta de horas excéntrica con números romanos, agujas Breguet à pomme évidée de acero azulado y se complementa con una correa de piel de aligátor marrón o azul con hebilla desplegable de oro.

Pin It on Pinterest